top of page
  • Foto del escritorNoticias Apyt

Con el método de enseñanza del School of Rock la música es de todos

Cotidianamente concebimos a la música como un sector que solo practican los virtuosos o los grandes artistas, el prejuicio de que esto se aprende solo desde pequeño o que debes estar en escuelas musicales desde edades tempranas para poder ser parte de la música es común, no solo en México sino alrededor del mundo.


Este fenómeno está potenciado por el método de enseñanza tradicional y que incluso quienes persiguen la profesión musical se considera que están en el límite entre fracasar y “morir de hambre” o que son muy pocos aquellos que llegan al éxito. Sin embargo, para School of Rock el paradigma es completamente distinto, la música no es de los músicos, la música es de todos.



“Así como en Latinoamérica vemos campos de futbol amateur llenos y con múltiples equipos, School of Rock nace como un sistema que permite disfrutar de la afición a la música sin tener que encontrar un sistema escolarizado, que discrimine por talento, simplemente encontrar un grupo de personas que quieren aprender a tocar las canciones de sus artistas favoritos” dice Andrés Pérez, director Musical de School of Rock Latinoamérica.


La escuela, famosa por su enseñanza diferenciada de conservatorios y recintos clásicos, busca que los asistentes se sientan parte de un grupo, de una comunidad y que, para los niños desde los 4 años, funciona como un espacio que fortalece además de la destreza musical, las habilidades blandas que normalmente se asocian con el deporte. Liderazgo, trabajo en equipo y resistencia a la frustración son los aspectos que más se desarrollan a través de la formación en School of Rock

Mientras que, para los adultos resulta un espacio de esparcimiento que puede llegar a lo terapéutico, “Nosotros no queremos formar músicos, la intención es que los abogados, arquitectos o cual sea la profesión que elijan, sean personas completas, en balance con sus vidas y en paz, disfrutando de los gustos personales y de un espacio de inclusión” complementa Pérez.


Este nuevo modelo de enseñanza y franquicia llega a nuestro país en School of Rock Polanco, la escuela más grande de Latinoamérica y que viene a reforzar las franquicias preexistentes en el Pedregal de CDMX y San Pedro en Monterrey. “Este relanzamiento de la marca en Latinoamérica, viene de la mano de un nuevo proceso educativo y de una renovación de las instalaciones, con mejor insonorización, incremento en el tamaño de las salas y un upgrade en los instrumentos” complementa Drago Eterovic, CEO Latinoamérica de School of Rock. Además de considerarse como una especie de club, en donde por pertenecer tienes acceso a las clases, los espacios para aprender batería, teclado o canto, al foro de conciertos sin la necesidad de comprar instrumentos, este club permite integrarse crear relaciones y lazos estrechos entre los alumnos.


“En las 11 escuelas de Latinoamérica , y las más de 300 en el mundo, tenemos casos donde la llegada a School of Rock ha cambiado la vida especialmente de los adolescentes. Por ejemplo, hemos tenido historias de alumnos que sufren de bullying o que no se sienten incluidos por no tener atracción por un deporte y cambian por completo al ser parte de la escuela, fortalecen la confianza y mejoran sus relaciones interpersonales” complementa Andrés.

Este método rompe esquemas de múltiples formas, primero en formato de enseñanza, donde no se trata solo de aprender sino de disfrutar al mejorar las habilidades. De entender que el desarrollo humano va más allá de la academia y que en medida que desarrollemos personas completas, seremos capaces de generar adultos saludables física y mentalmente.

Logos Radio Apyt 2023 transparente.png
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Black Pinterest Icon
  • website_icon_Negro
  • Black RSS Icon

También te puede interesar:

Stilo sucursales 01.jpeg
bottom of page