• Noticias Apyt

Mitos detrás del ‘boom’ de las sonrisas perfectas


La falta de servicios de calidad y la escasa educación bucodental en la población han provocado la aparición de creencias falsas sobre la práctica odontológica

Los servicios públicos dentales en México cubren aproximadamente a 13% de la población. De acuerdo con el último reporte del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales (Sivepab) de la Secretaría de Salud, anualmente se otorgan en promedio 17 millones 398 mil 592 consultas odontológicas a través del Sistema Nacional de Salud, de las cuales 42% son para no derechohabientes.

La creciente demanda, junto con la escasa y poco accesible oferta de servicios públicos en los últimos 40 años, han hecho que se multiplique el número de centros de formación en odontología y clínicas dentales privadas. Esta situación, aunada a la falta de educación bucodental en la población, han provocado el surgimiento de mitos relacionados con la calidad de los servicios ofrecidos.

Mito 1: todos los dentistas están capacitados para la salud y estética dentales

Según el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), la disponibilidad de profesionales para tratamientos de salud dental en México es de las más altas de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sin embargo, el modelo de atención que predomina es privado.

Una investigación de la Universidad Autónoma de Baja California indica que existen más de 150 facultades y escuelas de odontología en el país, dos tercios de ellas privadas. Además, en los últimos diez años, el número de centros particulares creció 205%, pasando de 35 a 107. Por su parte, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) reporta en un estudio de 2013 que el número de odontólogos con cédula profesional en México pasó de 10 mil 345 en 1970 a 151 mil 622 en 2010, es decir un crecimiento de 1365%. Asimismo, el número total de consultorios dentales registrados en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en 2012 era de 64 mil 408.

“El incremento de especialistas en odontología y clínicas dentales no ha ido acompañado de una planeación y control públicos suficientes, tanto para regular la educación como para el ejercicio de la profesión. Por eso abundan las malas prácticas en el sector, en su mayoría paliativas en lugar de preventivas”, cuenta Lizbeth Infante, cirujano dentista de la Clínica Dental Arts, quien cree que el ejercicio de la profesión debe estar respaldado por casos clínicos comprobados y tiempo de experiencia.

Mito 2: todos los materiales sirven para todo tipo de tratamientos

La digitalización y el desarrollo de nuevas técnicas de laboratorio han permitido el uso de nuevos materiales en aplicaciones bucodentales, como la zirconia, cada vez más utilizada en estética para implantes, coronas, fundas y puentes en lugar de cerámica.

No obstante, este metal blanco debería ser utilizado con prudencia ya que todavía no hay evidencia científica sobre las consecuencias de su aplicación. “Si bien es cierto que con el uso de la zirconia podemos evitar el famoso metal gris en boca, también es importante señalar que es un material demasiado duro, lo que puede afectar en la masticación”, explica la doctora Infante.

Otro tratamiento que puede realizarse con varios materiales es la carilla, que se hace con resina o porcelana. Aunque ambas cumplen la misma función, se diferencian en la resistencia, estética y durabilidad. Según la doctora Infante, “las carillas de porcelana son más resistentes, ya que pueden durar entre 15 y 20 años, hasta tres veces más que las de resina. Además, la durabilidad también depende de una buena colocación y la correcta higiene bucal”.

Mito 3: la calidad del tratamiento depende sólo del trabajo del dentista De acuerdo con un estudio publicado en 2015 por Mercawise, empresa especializada en encuestas de mercado, el principal motivo de los mexicanos para escoger un servicio dental es la confianza que transmite el doctor, seguido del prestigio de la clínica. No obstante, según la doctora Infante, el éxito de un buen trabajo de estética dental depende 70% del personal de laboratorio que hace las prótesis y 30% del dentista.

Mito 4: los tratamientos de salud y estética dental son muy caros

Más del 70% de los pacientes que acuden al dentista lo hacen cuando sienten dolor, es decir, cuando el deterioro bucodental ya es avanzado y es necesario hacer intervenciones más costosas. También la elección del doctor se vuelve fundamental. “Muchos odontólogos, por cobrar abonos, alargan el tratamiento y hacen perder el tiempo y el dinero al paciente”, explica la doctora Infante. Además, el ahorro no siempre va de la mano con un buen trabajo. “Si el caso presenta complicaciones por algún error del especialista, será necesario prolongar el tratamiento y esto incrementará el costo”, asegura Lizbeth.

Mito 5: una buena dentadura se mide sólo por la forma de los dientes y su blancura La salud y estética bucodental no sólo se reducen a estos elementos. Según especialistas en odontología, los tratamientos de estética dental deben estar basados en un análisis exhaustivo del conjunto y la posición de todos los elementos del rostro, siguiendo la proporción áurea. Además, según comenta Lizbeth Infante, cualquier tratamiento de estética o intervención bucodental debe partir de un diagnóstico previo y ser realizado “a la medida” de cada paciente.

#ClínicaDentalArts

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Black Pinterest Icon
  • website_icon_Negro
  • Black RSS Icon