• Adrián Sotelo | @adrianeythor

La presbicia no se puede prevenir ni evitar


En México la población adulta de más de 40 años con posibilidad de padecer presbicia, enfermedad también conocida como vista cansada, corresponde al 32.3% del total de la población mexicana, de la cual el 17.1% corresponde a mujeres y 15.2% son hombres, según datos de el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que debido a una población de edad avanzada en aumento, más personas estarán en riesgo de sufrir discapacidades visuales por enfermedades oculares crónicas. El 81% de las personas con ceguera o discapacidad visual moderada a grave son mayores de 50 años.

Aunque la presbicia no es una enfermedad como tal, es un defecto refractivo que afecta la salud visual y calidad de vida de quien lo padece, debido al envejecimiento natural del cristalino que pierde flexibilidad y se vuelve rígido. Al no tener la misma capacidad de movimiento para enfocar disminuye progresivamente la visión cercana.

La vista cansada, llega alrededor de los 40 años de edad y se desarrolla en distintos niveles de gravedad dependiendo de la salud general con la que esté envejeciendo la persona que la presenta. Es una de las afecciones visuales más comunes en los adultos mayores.

Ante esto, el Dr. Jaime Ferrer, Cirujano Oftalmólogo de la Clínica Omnilaser indica: “A pesar de que la presbicia no se puede prevenir ni evitar, ya que es un proceso degenerativo natural que viene con la edad, existen soluciones quirúrgicas para corregir el problema, como PresbiMax Híbrido, que por medio de un laser Excímer especializado crea un tratamiento multifocal en el ojo, como los lentes progresivos o multifocales comunes de armazón. Esto permite corregir tanto los errores refractivos de miopía, hipermetropía y astigmatismo, como ayudar a corregir la presbicia. Ésta técnica ha sido exitosa en Europa y Oriente, dando libertad a los pacientes de no depender 100% de los lentes”.

Otra alternativa positiva es el procedimiento de Visión Monocular Preferencial, la cual hace que el ojo dominante vea bien de lejos y el no dominante vea bien de cerca. Aunque no compromete como tal la vista intermedia, puede tomarle tiempo al paciente adaptarse a esta técnica.

Acceso a lentes

El acceso a los lentes o gafas para la corrección de la presbicia no es igual en todo el mundo. El 67% de las personas con este defecto visual y el 94% de las personas que tienen importantes problemas en la visión próxima debido a la presbicia mal corregida, viven en países poco desarrollados. Cuando al número de personas con problemas significativos de visión próxima no corregidos (410 millones) se añade el de las personas que tienen ceguera o baja visión por no llevar gafas de corrección adecuadas (153 millones), el resultado es el número de personas que se beneficiarían del uso de gafas por este error refractivo, 563 millones.

Para poder alcanzar el objetivo de acabar con la ceguera y la baja visión evitable en el año 2020, es fundamental aumentar los recursos humanos, gafas disponibles y sistemas de envío para, de esta forma, solucionar el problema visual a esos 563 millones de présbitas que necesitan corrección visual.

“Es muy importante hacerse revisiones oftalmológicas periódicas, mínimo una vez al año, para detectar oportunamente problemas de salud visual que se puedan presentar. Tratándose de adultos mayores podría ser más frecuente ya que el deterioro natural del cuerpo puede solicitar mayor atención, como cataratas, retinopatía diabética, degeneración macular, etc”, asegura el Dr. Ferrer.

¿Debemos entonces resignarnos a la pérdida paulatina de la visión?

El paso del tiempo es inevitable, pero podemos adoptar un estilo de vida adecuado en función de ralentizar los procesos de envejecimiento ocular y de mejorar nuestra visión.

Por ello especialistas recomiendan tener en cuenta, también que:

  • La falta de vitamina A genera una baja de la visión nocturna, luego una sequedad de la córnea y finalmente, la ceguera por daño de la retina y de la córnea simultáneamente.

  • El déficit en ácidos Omega 3 es el responsable de la rigidez de la membrana celular y por lo tanto, de una menor reactivación celular.

  • La falta de vitamina B tiene consecuencia principalmente en los nervios y por lo tanto, en la transmisión del impulso nervioso desde la retina hasta las áreas especializadas del cerebro y el tratamiento de las mismas.

  • La carencia de antioxidantes (vitamina A, C y E, el licopeno, la luteína, la zeaxantina, etc), aceleran el envejecimiento de todas las partes que constituyen el ojo, pero principalmente de la retina.

  • La carencia en taurina es responsable de la degeneración de la retina.

  • Mantenerse siempre bien hidratados, es fundamental.

  • Si trabaja frente a un monitor, es importante hacer pausas durante unos minutos de manera regular.

Sobre todo es importante no automedicarse y asistir con los especialista y expertos en salud visual, para un correcto diagnostico.

1Organización Mundial de la Salud. Ceguera y discapacidad visual.

#Salud #Presbicia #Lentes #SaludVisual #VistaCansada #ClínicaOmnilaser #DrJaimeFerrer

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Black Pinterest Icon
  • website_icon_Negro
  • Black RSS Icon