• Adrián Sotelo @adrianeythor

Ambientalistas demandan al Gobierno EEUU por su plan de recuperación del lobo mexicano


Según informó la agencia de noticias Reuters, grupos ambientalistas demandaron el martes al Gobierno del presidente Donald Trump, alegando que su plan de recuperación para el lobo mexicano conduciría a la extinción de uno de los mamíferos más amenazados de América del Norte.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos lanzó un programa en noviembre que, según dijo, restauraría la población del lobo mexicano a un nivel suficiente para la supervivencia en Arizona, Nuevo México y México en 2043, lo que permitiría eliminarlo de la lista de especies en peligro de extinción.

Pero el grupo WildEarth Guardians argumentó en una demanda que el plan agravaría el peligro que afronta la subespecie más pequeña y rara del lobo gris que vaga por partes del oeste y medio oeste de Estados Unidos.

“Este no es un plan de recuperación, es un plan de extinción del lobo mexicano”, dijo el martes por teléfono Chris Smith, de WildEarth Guardians, que al igual que otros organismos conservacionistas quieren que haya un nuevo programa.

El lobo mexicano había desaparecido de su ambiente natural cuando fue declarado en peligro de extinción en 1976 y ha tenido problemas para recuperarse pese a décadas de esfuerzos de conservación.

En la actualidad existen según datos dados a conocer a mediados del 2017 por el gobierno mexicano 31 ejemplares de lobo mexicano en vida libre.

Existe una cooperación binacional entre los gobiernos de México y Estados Unidos, liderada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), en la que participan 52 centros de manejo y reproducción en cautiverio, sin embargo al parecer esto aun no es suficiente.

Los ecologistas dicen que el programa de recuperación del gobierno estadounidense aleja a los lobos de su hábitat natural en el Parque Nacional del Gran Cañón en Arizona y las Montañas Rocosas del Sur, lo que llevará al aislamiento geográfico y la endogamia, que a su vez disminuiría el tamaño y la salud de las manadas.

Los conservacionistas acusaron al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de someterse a las presiones de los ganaderos y de grupos de caza, que ven a los lobos como una amenaza para el ganado y los animales de caza preferidos, en lugar de usar la ciencia para determinar los niveles de población y otros factores clave para la supervivencia de la especie.

Según el plan oficial, el lobo mexicano -con una población de 113 ejemplares en Arizona y Nuevo México y de 31 en México-, sería elegible para su exclusión de la lista en 2043 siempre que su número alcanza un promedio de al menos 320 ejemplares en los dos estados y 200 en México durante más de ocho años, suponiendo una tasa de crecimiento constante en ese período.

El lobo mexicano (Canis lupus baileyi), es la subespecie más pequeña de los lobos de América del Norte, su tamaño es similar al de un perro pastor alemán, puede llegar a medir entre 130 y 180 centímetros. Su color varía entre café amarillento y café grisáceo.

Históricamente se ha distribuido en una gran variedad de ecosistemas, que incluyen desde zonas desérticas y semiáridas, hasta bosques templados de pino – encino, ubicados desde el sur de Estados Unidos hasta la cuenca del Valle de México.

Con información de Reuters y el Gobierno de México.

#México #USA #ComisiónNacionaldeÁreasNaturalesProtegidas #WildEarthGuardians #ServiciodePescayVidaSilvestredeEstadosUnid #Reuters #GobiernodeMéxico #Lobomexicano

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Google+ Basic Black
  • Black Pinterest Icon
  • website_icon_Negro
  • Black RSS Icon